Lunes 18 Diciembre 2017

Estudio de las boquillas de las pipas

Sin lugar a dudas, la forma, el diseño, la elección de materiales, y la comodidad de la boquilla de una pipa son factores críticos que tanto los artesanos y como los fabricantes de pipas deben de considerar en sus  elaboraciones para que sus clientes disfruten de una fumada placentera. Greg Pease me dijo que Ingo Garbe - artesano cuya habilidad en la elección de la boquilla es legendaria - que " el último centímetro de una boquilla es fundamental." (La parte de la boquilla que la une la boca del fumador. )

Debido a la influencia que tienen los dientes y la boca en la sensación de comodidad, una boquilla  demasiado gruesa hace que una pipa sea incómoda y difícil de manejar. Del mismo modo, un pisadientes demasiado ancho puede causar fatiga y tensión en la mandíbula .

 Una boquilla adecuadamente dimensionada distribuirá el peso de la pipa y producirá sensación de ligereza y de equilibrio. Una pipa, cuando se sostiene en la boca, se convierte en el extremo de una palanca; su longitud y la distribución de su peso se combinan para crear una fuerza hacia abajo. La anchura de  la boquilla ayuda a minimizar ese efecto. Los artesanos expertos y diseñadores tienen en cuenta estos factores a la hora de diseñar las boquillas de sus pipas.

Los fumadores de pipa han de tener la precaución de limpiar su pipa después de fumar. Por esa razón, es importante que la apertura y el canal de la boquilla permitan introducir con facilidad un escobillón de limpieza. Un orificio excesivamente delgado dificulta la inserción de dicho elemento limpiador. Todos estos factores referentes a la boquilla han de examinarse detenidamente, y tenerse en cuenta al considerar la compra de una pipa.

Gran número de artesanos con los que he hablado me han expresado que gastan la mitad del tiempo de elaboración de una pipa en hacer la boquilla, aunque algunos artesanos, simplifiquen dicho proceso. Una boquilla ejecutada a mano debe ser diseñada con precisión, y para ello es necesario tener habilidad y dedicar cierto esfuerzo. Además, un diseño de boquilla atractivo se suma a la belleza la pipa, consiguiéndose un necesario equilibrio entre ambos elementos.

Durante las últimas semanas, dediqué tiempo al estudio detallado del diseño de las boquillas y sus diferentes configuraciones. (Este estudio se limita a las pipas que tengo en mi colección.) Voy a exponer mis hallazgos y observaciones.

A: Pisadientes    B: Botón, o labio, del pisadientes   C: Ancho del pisadientes

Analicé pisadientes de un número significativo de artesanos de pipas, desde tres ángulos distintos: 1) el orificio de la boquilla, 2) el perfil del labio de la boquilla, y 3) el ancho de la boquilla, la forma y la configuración del pisadientes. Luego tomé cada boquilla y, utilizando un calibre, medí cuidadosamente tres dimensiones: El grosor B del labio; el espesor A del pisadientes, y el ancho C del pisadientes. Por último, examiné, con una lupa, el canal de la apertura en el extremo de salida de la boquilla.

En principio me sorprendió la cantidad de variantes que encintré en el diseño y la configuración de las boquillas. Algunos artesanos – en el caso de Michael Lindner se  ve, en la figura, en la parte superior de la entrada de la boquilla de una pipa Bulldog - manifiestan una refinada sensibilidad escultórica. Así como donde se esperaba encontrar un alto nivel de refinamiento y detalle - principalmente por el precio o la reputación - encontré trabajos que muestran menor de atención a este detalle.

También encontré cierta coherencia en algunas dimensiones, como se puede comprobar en la siguiente tabla.

 Por ejemplo, el espesor del pisadientes es casi permanente, y sus medidas están alrededor de 4,15 milímetros. Parece que hay un amplio consenso con dicha medida, ya  que proporciona comodidad y equilibro en la mandíbula, y durabilidad (resistencia a la perforación). Debido a que los músculos de la mandíbula son a la vez sensibles y extremadamente resistentes, se puede producir la perforación del pisadientes si tiene las paredes demasiado finas.

En la tabla pueden verse las dimensiones de boquillas de diferentes artesanos. Cada una de las boquillas se ha desarrollado para una pipa en concreto. La anchura cambiará para reducir el efecto de palanca y conseguir una distribución del peso de manera equilibrada.

No hay duda de que algunos artesanos prestan más atención a estos detalles que otros. También, observé que los precios no están relacionados con el grado de refinamiento de la boquilla. Por ejemplo, John Crosby, pertenece aun grupo de jóvenes artesanos que no han alcanzado unos precios superiores a 300 dólares, pero que hacen pipas estéticamente refinadas y cómodas.

 Esta boquilla Will Purdy revela cierta calidad escultórica en su forma.

Destaca la delicadeza del pisadientes en contraste con el resto de la boquilla hasta donde se une con el caño.

 Algunos artesanos - como Alex Florov – admiten que en la elaboración de sus boquillas se han visto muy influenciados por las observaciones de otros artesanos más experimentados que ellos. Hace dos años, Florov fue invitado por Bo Nordh a sentarse y discutir sobre su enfoque en relación  a las boquillas. Esa conversación cambió el punto de vista de  Florov, dando lugar a la llamada trompeta interior en la apertura de salida del pisadientes, así como un perfil más delicado y un poco más delgado en el labio. Florov también empezó a utilizar un diseño mas ancho – como se ve en la fotografía. Muchos artesanos de pipas trabajan continuamente para mejorar el diseño de sus boquillas; Florov es sólo un ejemplo.

 Si bien puede ser razonable esperar que un artesano dedique más tiempo a la fabricación de la boquilla que una fábrica, la evidencia demuestra que algunos grandes productores consiguen, también, buenas boquillas. (Bob Hamlin me recordó recientemente que Castello ya no puede ser considerado una fábrica.) En la fotografía se ve una boquilla de lucita de una pipa Castello # 55. Aunque tiene el pisadientes un poco más grueso, la configuración general es muy refinada, no solo en su extremo, sino también en su forma  curvada, ligeramente convexa.

 

Cuando comencé este estudio sobre el diseño y la fabricación de boquillas, me basé en ciertos supuestos e ideas preconcebidas. Por ejemplo, yo creía que boquillas actuales deberían de ser mejores que las de antaño.

 Un examen cuidadoso de esta boquilla Comoy Banda Azul revela que los artesanos, ya estaban usando técnicas de ingeniería avanzada en configuraciones de hace muchas décadas; se ve en el interior del orificio, así como en el ancho del pisadientes para reducir el peso de la pipa en la mandíbula. El acabado de esta boquilla es excelente. Muchos aspectos de las boquillas  de las Banda Azul están ausentes en boquillas que hacen hoy artesanos y fabricantes, que deberían aprender de los trabajos llevados a cabo hace décadas.

Creo que la mayoría los artesanos tienen la idea de que mejoran con el aprendizaje permanente, y que están innovando y haciendo las cosas cada vez mejor. Esta suposición se basa en diferentes supuestos: 1) Las innovaciones se difunden entre los artesanos y los fabricantes, 2) Los artesanos y los fabricantes aprenden examinando el trabajo realizado por otros. 3) El nivel de compromiso con la calidad, cara a los que compran pipas, los impulsan a mejorar sus elaboraciones.

Mientras que algunas, o todas estas cosas, son ciertas en el caso de determinados artesanos, en el caso de otros no suele ser así. Algunos artesanos se aíslan de sus compañeros, por ejemplo, no estoy seguro de si alguien sabe que Ingo Garbe existe. (Exagero para causar efecto)

Otros artesanos visitan los talleres de otros y observan lo que hacen, aprendiendo nuevos principios de diseño, y nuevas técnicas de elaboración. Por ejemplo, Jeff Gracik Lindner y Mike han gastado una cantidad considerable de tiempo visitando a Jody Davis. Todd Johnson viajó a Dinamarca para trabajar en el taller de Tom de Eltang. Manduela trabajó en el de Poul Ilsted. Brad viajó a Pohlmann al taller de Todd Johnson. Adam Davidson, también, fue muy influido por Johnson, cuando fue contratado por este artesano para hacer la línea de pipas Johnson Medici. Podría citar muchos ejemplos mas.

No hay duda de que algunos artesanos de pipas estudian y aprenden observando el trabajo de otros. Por ejemplo, Jeff Gracik, que hace las pipas J. Alan, reconoce la influencia de Jody Davis en el diseño de sus boquillas.

"Mi boquillas siguen el modelo de lo que considero que son los dos mejores artesanos de la industria de las pipas, Jody Davis y Cornelius Manz. Procuro que mi trabajo final tenga los mejores aspectos de las elaboraciones de ambos artesanos (los tamaños estandarizados de Jody y la comodidad, y la finura de Cornelius), con modificaciones que hagan la pipa más cómoda, norma fundamental para mí. "

Jeff describe su proceso de elaboración: "A la barra de ebonita le doy, en el torno, un diámetro 16,5 mm en el extremo del pisadientes, como una guía para después darle la forma definitiva. El grosor de pisadientes (detrás del labio) lo calculo en gran medida por el tacto, pero siempre está alrededor de 3,5 mm (medido después del lijado final). Por último, la altura del labio del pisadientes no lo mido, pero le doy unas proporciones que considero correctas.”

Gracik explica que su decisión de conseguir normalizar las dimensiones de las boquillas fue influencia de Jody Davis. "Su trabajo tiene el margen estrecho de variación esperado por sus clientes. Del mismo modo, quiero que los clientes se sientan cómodos con mis boquillas, y asegurarme de que realizarán futuras compras. Algunos fabricantes tienen enfoques más flexibles que contemplan en su trabajo aspectos estéticos y/o funcionales. Otros estandarizaron sus medidas por las razones mencionadas anteriormente. Trabajar con formas clásicas normalizadas obliga al fabricante a pensar mucho acerca de cómo integrar una boquilla con su conjunto específico dimensiones, en cada caso sin que parezca algo forzado. "Puede ser desafiante y difícil trabajar con parámetros determinados. "

 Se puede observar, al respecto, la habilidad en los trabajos de Jeff Gracik, portavoz de "Dublín Gracik Dancing." Es decir, como integra, mediante un diseño asimétrico, la boquilla al caño de la pipa  con la precisión.

Peter Heeschen - una artesana danesa con una excelente reputación en diseño y  comodidad - revela en esta boquilla cómo diversos elementos se combinan virtuosamente.

 Los apliques de madera facilitan la transición de unión de la boquilla y el caño. La pipa es algo pesada pero la anchura del pisadientes (16,66 mm) ayuda a distribuir su peso en la mandíbula. La delgadez del pisadientes (4,15 mm), el perfil del labio, y la curvatura de la boquilla aportan comodidad a la hora de mantener la pipa tanto a la izquierda como a la derecha de la mandíbula.

Los principios de la distribución del peso que he descrito en la primera de este artículo (el peso de una pipa se aumenta con su longitud) tienen una incidencia directa en el diseño de boquilla. Una pipa grande con un caño largo es más probable se sienta cómoda con una boquilla ancha. Una pipa grande con una boquilla estrecha no le  va a resultar cómoda a un fumador de los que les gusta tener la pipa en la boca.

El diseño de Todd Johnson aumenta la comodidad. Una boquilla con el pisadientes ancho (19.76 mm) hace que el fumador pueda mantener en la boca con comodidad una pipa grande (mide 5,75 "o 14,6 cm). La delgadez del pisadientes (3,11 mm) proporciona comodidad a la mandíbula, sin embargo, ocasiona problemas a la hora de tener que introducir una escobilla de limpieza.

 

Opino que las pipas caras hechas a mano tienen, o deberían de tener, una boquilla diseñada con precisión.

Ya que no puedo ver el interior de las boquillas - ni soy lo suficientemente experto en ingeniería para evaluar el diseño y la construcción interna de una pipa - me abstendré de opinar al respecto. Pero puedo afirmar enfáticamente que una vez alcanzado un umbral determinado de precio, una pipa ha de ser cómoda. No es necesario gastar miles de dólares para alcanzar ese objetivo.

Tanto Brian Davis y Ruthenberg Rad poseen una excelente reputación. Aun así, no puedo evitar preguntarme si su mano de obra es muy apreciada dado el nivel de calidad que ofrecen en sus acabados. No cabe duda de que hay artesanos cuyo trabajo es similar, pero en muy pocos casos mejor.

 Los trabajos de estos dos artesanos pueden adquirirse por precios no superiores a los 300 dólares. Esto evidencia que pipas con una boquilla artesanal muy fina está disponible sin necesidad de movernos en el rango de las cuatro cifras, o mas.

Tanto Davis como Ruthenberg ensanchan la salida de humo en el labio de la boquilla. Dicho ensanchamiento ayuda a mantener el flujo de aire constante en el canal del tiro, así como un reparto adecuado del humo entre las diferentes regiones de detección del sabor en de la lengua del fumador. Greg Pease señala que el diseño de la boquilla y su ejecución es un factor crítico para la apreciación del sabor del tabaco; la gama de sabores aumenta en el caso de un pisadientes con un canal de salida de humo hábilmente diseñado.

Ambos pulen el interior del labio, así como el trayecto final del canal. En la fotografía de se ve un perfil de labio delicado, y a la vez robusto.

Hay tres tipos de fumadores de pipa:

Mordedores: Los que muerden el pisadientes.

Chupadores: Los que solo aplican los labios a la boquilla para aspirar el humo.

Los que unas veces muerden el pisadientes, y otras aplican los labios a la boquilla para aspirar el humo.

A efectos prácticos, la mayoría de los fumadores de pipa pertenecen a la tercera categoría.. Yo mismo, soy sobre todo un “mordedor”, sin embargo, con pipas pesadas, me convierto en “chupador”.

Como escribí en la primera parte de este estudio, la comodidad de una boquilla es importante a la hora de evaluar, globalmente, la calidad de una pipa. Creo que esto es especialmente cierto para los fumadores “mordedores”. Los labios de la boca del fumador son mucho menos sensibles, a la forma de boquilla, que los dientes.

La comodidad de una pipa en la boca determina su calidad. Me atrevería a decir que una pipa con una boquilla incómoda es una pipa mal diseñada. Un diseño deficiente de la  boquilla es inaceptable.

Estos puntos nos obligan a preguntarnos: ¿Qué estrategias de diseños son las correctas?. ¿Adecuar la boquilla al diseño de la pipa, o el diseño de la pipa; es decir, su longitud y su peso, a la boquilla?. ¿O es el fumador el que debe adaptarse a las características de la boquilla?.

Como escribí en la segunda parte de este estudio, del resultado de la adopción por parte de Jody Davis de estándares de diseño en la su fabricación de boquillas, Jeff Gracik garantiza que todas sus pipas producirán la misma sensación en la boca. Para lograr esto, tanto Davis y Gracik han tenido que desarrollar estrategias de diseño, que les permite conciliar diferentes formas de pipas, con las dimensiones de una misma boquilla.

Adam Davidson expresa una opinión similar cuando muestra sus pipas a los fumadores que estén pensando en comprárselas en la tienda de Smokingpipes. Cuando uno llega a la boquilla, la salida del humo en el labio de la boquilla ha de ser extraordinariamente precisa.

Como resultado de lo hablado con Gracik y las observaciones de Davidson, decidí investigar el trabajo de Jody Davis para garantizar la coherencia de las dimensiones de la boquilla en el contexto de diversas formas, tamaños y pesos de las pipas. Afortunadamente, aunque mi colección no sea demasiado amplia, tengo bastantes pipas de Jody Davis (13 piezas) para hacer un conjunto razonable de observaciones, Mi examen reveló que la descripción que Gracik me hizo de la coherencia de Jody era exacta. La desviación estándar de espesor del pisadientes de la boquilla es de seis milésimas de milímetros, con un espesor promedio de 4,1436 milímetros.

Varía, según el ancho de boquilla, sólo treinta y un centésimas de milímetro. Así que, independientemente de su peso (y mi colección de pipas Davis va desde un peso de 31 gramos a 74 gramos, con un peso medio de 48 gramos) las boquillas de Davis son casi todas de con una anchura de pisadientes de 16,62 mm. Esta es insignificante.

En a siguiente tabla, las pipas están relacionadas en orden de longitud.

Recientemente, en un hilo del Foro de Fumadores un amigo mío que es un coleccionista de pipas danesas de alto grado, opinó que la mayoría de los artesanos daneses que tiene un diseño de grado alto dan cabida a diferencias individuales en la construcción de sus pipas - peso, longitud, la distribución del peso , equilibrio, etc-. Si bien esto puede ser, hasta cierto punto, verdad, mi investigación y mi experiencia van en contra de esta opinión. Sí, hay algunas variaciones en la anchura de la boquilla, sin embargo, es en la transición de la unión del caño con la boquilla, en donde se ve que los artesanos aplican su estética personal.

Una variación significativa es más una excepción que una regla. En la tabla con las dimensiones de las boquillas, que compara y contrasta a 36 artesanos y fábricas de todo el mundo, se pueden aprecian evidencias que respaldan mi conclusión sobre la coherencia en las dimensiones de los diseños, y de que no se aprecian diferencias considerables.

A efectos prácticos, las diferencias son insignificantes en lo que se refiere a medidas. Hay diferencias, sin embargo, en la forma del orificio, en como el orificio de la boquilla y su interior se conforma y se pule, y en la forma y el perfil del labio de la boquilla. El trabajo de Davis parece indicar que lo realiza de una manera precisa, y exigente, para lograr la consistencia que él considera necesarias para conseguir un alto estándar calidad.

Este artículo explora la obra de otro artesano de América del Norte, Brian Ruthenberg, por cuyo trabajo siento un gran respeto.

Si comparo y contrasto lo que hace Jody Davis (de quien, también, colecciono pipas) con lo que hace Brian Ruthenberg, no encuentro mucho en común. Ambos son artesanos exigentes y excelentes técnicos. Ambos tienen un nivel muy alto. La calidad de acabado en el orificio de salida del humo de la boquilla es increíblemente alto en ambos casos. Sin embargo, cuando Jody Davis trabaja con coherencia, Brian Ruthenberg lo hace de forma incoherente como una estrategia de entrega de su gran experiencia a los que fuman sus pipas. Mismo objetivo; diferentes medios.

Brian RuthenbergPara mí, Ruthenberg es digno de un estudio de contradicciones. Él es consistente en su filosofía de que en este hobby, "Nadie está equivocado". Él cree que la calidad es, ante todo, una experiencia subjetiva que la define el usuario final. En el mundo de Brian Ruthenberg hay pocos derechos o agravios, sólo diferencias de opinión y experiencia. (Teniendo en cuenta que Brian es de una verdad no intelectual, su filosofía post-moderna es notablemente coherente con respecto a la de los filósofos y epistemólogos actuales).

Al mismo tiempo, es un experimentador incansable. "Todos y cada uno de mis fracasos se convierten, para mí, en aprendizajes", escribió Ruthenberg en un hilo de pipas y en el Foro del Tabaco. Cuenta que rechaza pipas por centenares. Toda la evidencia parece indicar que Brian Ruthenberg, a pesar de decir lo contrario, está muy preocupado por hacer lo correcto. Una incansable experimentación parece haberle sido muy util. A pesar de que es sólo una opinión subjetiva, me parece que mis pipas Ruthenbergs, fuman todas de maravilla.

Un aspecto importante de la investigación de Ruthenberg es el diámetro del tiro. Ruthenberg no hace una pipa con una tiro inferior a 4 mm. Afirma que un diámetro de 3,5 mm (diámetro de tiro utilizado por muchos artesanos americanos - Jody Davis, entre otros-) es demasiado pequeño y dificulta la circulación del humo.

Además, Ruthenberg considera que el diámetro del tiro se debe ajustar al tamaño del hornillo; es decir, a la capacidad de la pipa. "¿Acaso un hornillo grande necesita más aire para quemar adecuadamente el tabaco?, Se pregunta." El sentido común me dice que un hornillo grande, necesita un tiro de mayor diámetro para que sea eficiente, y el humo salga sin esfuerzo. Como resultado, el diámetro del tiro que ejecuta Brian en sus pipas está basado en la experiencia y la experimentación que adquirió al hacer mas de 750 pipas.

Es lógico que si el diámetro del tiro es muy variado para que se adapte a la profundidad del hornillo, también podría afectar la longitud de la boquilla. Decidí investigar esta hipótesis ya que tengo un buen número de pipas Ruthenberg. Las piezas de mi colección es amplia en lo que se refiere a tamaños - desde las 7 oz (199 gramos) de una Saxo, a una Apple que solo pesa sólo 1,5 onzas (44 gramos).

Incluso teniendo en cuenta la gama de tamaños, formas, capacidades de hornillo, y longitudes de boquillas, los diámetros de tiro de Ruthenberg son razonablemente consistentes. La desviación estándar del ancho de la boquilla es sólo 1,2416 mm. El espesor del labio es considerablemente más coherente, con una desviación estándar de .3955 mm. Al igual que Davis, la mayoría de las pipas de Ruthenberg tienen un ancho de boquilla permanente (16,62-16,64 mm) donde la variación es tan mínima que se hace imperceptible. Como era de esperar, la boquilla con el pisadientes mas ancho se encuentra en la pipa mas pesada. Ruthenberg aplica dicha anchura para crear una mejor distribución del peso y un mayor equilibrio, como ya se dijo en la primera parte de este estudio.

Tomando como base el enfoque de Ruthenberg, se podría decir que tiene cierta tendencia a elaborar pipas grandes (hornillos grandes) que requieren un tiro de mayor diámetro. Tiros que, por su diámetro, requieren una boquilla con un diámetro de orificio grande y un labio más grueso. Esto es precisamente lo que muestran los datos. Sin embargo, aunque los números muestran cierta variación, la experiencia demuestra que las medidas en todos los casos son bastante similares. Por ejemplo, la diferencia en el espesor del pisadientes de la Saxo de 7 oz (199 gramos) es de sólo cuatro centésimas de milímetro (0,001574803 de una pulgada) con la Apple de 1,5 onzas (44 gramos) (4,19 mm frente a 4,15 mm). No obstante, un diámetro del tiro más grande implica un espesor de pisadientes mayor.

A continuación, incluyo una tabla con detalles de las medidas de una serie de pipas de Ruthenberg. Los datos muestran una coherencia significativa en la variación de las medidas.

He aprendido mucho y he tratado de compartir con este estudio todo lo que he considerado útil o interesante .Para terminar diré que mi experiencia me dice que hay una cantidad enorme de mitos y tonterías en el mundo pipa. Algunas personas, cuando no pueden explicar algo, o no entiende algo, lo desestiman. Un amigo mío que ganó el Premio Nóbel de física me dijo que la humildad es el atributo más preciado en la búsqueda de conocimiento, o frente a lo desconocido. "Todavía no puedo explicar la gravedad", me comentó, pero eso no significa que la gravedad no exista.

Un fumador de pipa, comprimiendo el tabaco adecuadamente adapta, de forma intuitiva, la carga a las características de la pipa, para conseguir un tiro adecuado y una fumada satisfactoria

Las diferentes dimensiones del diámetro de tiro de la pipa y el tamaño de la ranura de salida de humo en el labio de la boquilla darán lugar a: 1) Variación en el volumen de aire en movimiento a través de las brasas del tabaco y 2) Variación en el aporte de humo a las regiones de detección del sabor de la lengua del fumador. Variaciones grandes en los flujos de aire a través de las brasas origina que el tabaco se caliente demasiado modificando su sabor.  Pipas con diámetros de tiro demasiado grandes presentan el riesgo de producir vapor demasiado caliente, lo que puede dar lugar al fenómeno denominado “mordida”.

Share

V FUMADA La pipa

V FUMADA Carsipe

V FUMADA El tabaco

V FUMADA Bruken

V FUMADA La comida

V FUMADA SIGMUND